Mandalas para colorear y sus beneficios

Pintar mandalas ayuda con el equilibrio emocional y la autoconciencia. Descubre los beneficios de los mandalas para colorear y empieza a disfrutarlos.

Los mandalas para colorear son una técnica de concentración y relajación proveniente de Oriente. Además, está de moda. Los mandalas se ven en las fachadas de los edificios, en las portadas de los libros, la gente incluso los tatúa en el cuerpo. Sin embargo, muchas personas no son conscientes de que crear mandalas y / o pintar mandalas para colorear, es muy beneficioso para nuestro equilibrio emocional, nos ayuda a mantener un estado de concentración que despierta nuestros sentidos e ilumina nuestra creatividad.

¿Qué son los mandalas para colorear?

El mandala es un diseño circular con formas geométricas que ayudan en la práctica de la meditación en el mundo budista e hindú. La palabra proviene del sánscrito y su significado es: «círculo mágico». Su origen se remonta a la India y desde este país ha sido adoptado en otros países orientales hasta llegar a nosotros.

El psiquiatra y fundador de la escuela de psicología analítica Carl Gustav Jung a mediados del siglo XX llamó a los mandalas expresiones probables del inconsciente colectivo. Para Jung, el centro del mandala simboliza el «yo», que el sujeto busca perfeccionar en el proceso de individualización.

mandala para colorear
mandala para colorear
mandala para colorear

¿Por qué son útiles los mandalas para colorear?

Pintar mandalas para colorear no se trata solo de juegos infantiles. Tanto para niños como para adultos, la terapia de pintar mandalas tiene múltiples beneficios y es una forma de arteterapia. Independientemente de nuestra edad, tomar un cuaderno lleno de siluetas y llenarlas de colores, o incluso crear nuestros propios diseños de mandalas para pintar nos sumerge en un estado que nos ofrece múltiples beneficios. Veamos algunos de ellos:

Te ayuda a relajarte

Este tipo de figura orgánica o geométrica tiene un componente espiritual: el mero hecho de observarla produce una cierta sensación hipnótica que relaja y produce calma. De hecho, es una técnica de relajación en sí misma, porque al pintar mandalas de colores, la respiración se ralentiza y la frecuencia cardíaca disminuye.

Mejorar nuestra capacidad de concentración

Al pintar los mandalas de color, activamos la concentración. Al tratarse de figuras geométricas con cierta simetría, es necesario estar enfocado para no cometer errores en las líneas que se pintan de un determinado color, para que el énfasis esté en la tarea de lograr el equilibrio y la armonía en el diseño.

Sé parte de la meditación

Ahora la conciencia está de moda, o lo que sea, conciencia. Al pintar mandalas para colorear practicamos el mindfulness porque estamos totalmente enfocados en la tarea y por lo tanto no pensamos en preocupaciones cotidianas o actividades pendientes.

Reduce los niveles de estrés y ansiedad

Al relajar nuestro cuerpo a nivel fisiológico y dejar de lado las preocupaciones, reduce los niveles de ansiedad y estrés que producen las situaciones cotidianas o problemas actuales. Varios estudios han demostrado que pintar mandalas para colorear reduce la ansiedad mucho más que pintar cualquier otro diseño o superficie.

Dejamos descansar nuestro lado racional

Está claro que en nuestra rutina habitual trabajamos más con la parte racional del cerebro (hemisferio izquierdo), hablamos, escribimos, pensamos … Digamos que la parte racional está hiperactivada mientras que la parte creativa, espacial y emocional (hemisferio derecho) la tenemos letárgico. Al pintar mandalas, activamos el hemisferio derecho de nuestro cerebro y permitimos que el hemisferio izquierdo deje de funcionar a plena capacidad al menos por un tiempo.

«Como dijo Carl Gustav Jung, los mandalas son la totalidad de nuestra mente, lo consciente y lo inconsciente».

Ayuda a expresar e identificar emociones

Los colores que elegimos no son casuales. Dependiendo de nuestro estado de ánimo, usamos unos colores u otros y también elegimos un diseño específico. La coloración de mandala se utiliza para dar rienda suelta a la expresión emocional, así como para evaluar o anotar el estado emocional que se tenía durante la pintura.

Promueve la aceptación personal y el autoconocimiento

Al identificar la emoción o las emociones que sentimos al pintar el mandala, somos más conscientes de nuestro mundo interior. Podemos reflexionar sobre cómo nos sentimos y qué hace que seamos así, y esta será la clave para hacer cambios y lidiar con los problemas o disfrutar de emociones positivas. Por tanto, podemos decir que la pintura de mandalas tiene un componente terapéutico porque facilita la aceptación de la situación así como los defectos y virtudes que uno tiene y promueve el cambio terapéutico.

Fomentar la creatividad

Ya sea que pintes o crees y luego pintes el mandala, pensar en qué colores usar, cómo distribuirlos en el espacio y cómo combinarlos, crea una parte creativa que a veces incluso podemos dudar que tenemos. Observar la creación una vez realizada y recrearla en ella ayuda a mejorar la sensación de bienestar, satisfacción y trabajo bien hecho, por lo que también ayuda a aumentar la autoestima.

Toma tiempo para ti

A veces, las personas no saben elegir qué actividad de ocio o no se sienten bien con determinadas tareas. Pintar mandalas, al ser un acto sencillo que se puede realizar en cualquier lugar y en cualquier momento, ayuda a lograr una actividad de ocio que no implica un tiempo excesivo y te permite tener tu momento en el que no cumples con ninguna obligación. Dedique tiempo a usted mismo y a sus emociones, y seguirá estando bien.

Cómo pintar mandalas para colorear

Para empezar, puedes encontrar mandalas para colorear para todos los gustos, desde diseños más grandes hasta diseños más pequeños que requieren más detalles. Y los encontrarás en forma de cuadernos de bocetos con plantillas en blanco, e incluso puedes descargar mandalas para pintar desde cualquier página web sobre este tema. Antes de comenzar, tenga en cuenta algunos puntos:

  • Puedes colorear los mandalas con lápices de colores, rotuladores, acuarelas o cualquier material que se te ocurra.
  • Los modelos más grandes son ideales para principiantes y los más pequeños para aumentar la concentración y mejorar el estrés.
  • No pienses en qué colores eliges ni dónde los aplicas, simplemente déjate llevar por lo que quieres hacer en ese momento.

Hagas lo que hagas, estará bien hecho, porque es simplemente un reflejo de ti en ese momento. Sin embargo, existen libros o sitios web de pintura de mandalas que ofrecen posibles interpretaciones de sus diseños en función de los colores y las formas que utilizó. Para algunos, el color verde hierba puede ser un símbolo de naturaleza y pureza, y para otros puede ser un color asociado con momentos desagradables en su vida personal. Así que interpreta mejor lo que has hecho en función de tus criterios y no en una tabla.

Solo cuando hayas terminado tu creación podrás analizarla. Valora lo que ves e interpreta tus emociones. Piensa por qué elegiste colorear un mandala más circular o con diferentes formas, de alta complejidad o simple, si usas muchos o pocos colores, si los colores están bien distribuidos o caóticos, etc.

Ya lo sabes, disfruta de los beneficios de los mandalas para colorear, porque si es una técnica ancestral no es casualidad, es porque funciona.

Lee también…

Deja un comentario